[capítulo 24] Un grito marica, un pedo marica y una peluca marica

En casa de Pedro nos relajamos, y Josh realizó una de sus entrevistas de trabajo más surrealista hasta el momento al menos. Y entre pedo y pedo intentamos perder la nostalgia de Nueva York

 

Comments

No Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *